El Procedimiento Monitorio es la vía más común para reclamar deudas a nivel judicial. Fue creado específicamente por nuestra legislación con este fin, y ello le dota de una rapidez, agilidad y sencillez con la que no cuentan otros procedimientos.

¿Con qué documentos podemos iniciar un Procedimiento Monitorio?

De un modo genérico, la Ley establece dos tipos de documentos válidos para interponer esta demanda:

  1. Los que normalmente documentan el tipo de deuda de que se trate. Hablamos de, por ejemplo, las facturas, albaranes de entrega, certificaciones, etc. Estos documentos están diferenciados porque, aunque son creados unilateralmente por su acreedor, son los que de forma habitual recogen este tipo de deuda.
  2. Otros documentos que, con independencia del tipo que sean, reflejen el importe de la deuda y se encuentren firmados por el deudor. Aquí, por ejemplo, nos referimos a cualquier tipo de contrato donde conste la deuda y se encuentre expresamente firmado por el deudor.

Si quieres saber un poco más sobre qué necesitamos para poder reclamar una deuda puedes LEER MÁS AQUÍ.

¿Qué requisitos debe cumplir nuestra deuda?

Una vez que constatamos que nuestra deuda se encuentra recogida por algunos de los documentos válidos para iniciar un Procedimiento Monitorio, también deberemos corroborar que cumple con todos los requisitos recogidos en la Ley:

  1. Debe tratarse de una deuda líquida. Esto quiere decir que debe estar cuantificada en dinero.
  2. Debe estar determinada. Determinada significa que la deuda debe estar correctamente recogida, mostrándose su importe de manera exacta. Esto quiere decir que no esté supeditada al hecho de realizar cálculos imprecisos para poder determinarla.
  3. Debe estar vencida. Es decir, que la fecha establecida para el pago de la deuda ya haya transcurrido. Por ejemplo, que ya haya pasado el vencimiento de una factura.
  4. Debe ser exigible. Una deuda exigible es aquella en la que su pago no está sometido a condición alguna. A modo de ejemplo: en la compraventa de un coche no podremos reclamar el pago de este si nosotros no hemos entregado el coche completo. Si hemos acordado la entrega del coche con todas sus piezas y falta el motor, no podremos reclamar el pago total acordado.

Por tanto, si tenemos una deuda recogida en los documentos antes mencionados y que cumple con todos los requisitos exigidos, ya podremos interponer una demanda de Procedimiento Monitorio de reclamación de cantidad.

¿Cuál será el resultado del Procedimiento Monitorio?

Una vez enviamos al demanda al Juzgado correspondiente pueden producirse tres resultados diferentes:

  1. Que se notifique la demanda al deudor y este pague voluntariamente. Si el deudor paga la totalidad de la deuda el procedimiento finalizará.
  2. Que se notifique la demanda al deudor y no conteste. Cuando a un deudor se le notifica una demanda el Juzgado le otorga un plazo de 20 días hábiles para que pague o para que se oponga. Si recibe la demanda y no paga ni se opone, es decir, simplemente no hace nada, el Juzgado nos lo comunicará y, directamente, podremos iniciar la vía ejecutiva. Esto quiere decir que sin necesidad de juicio ni más esperas, podremos comenzar a solicitar embargos contra los bienes del deudor.
  3. Que se notifique la demanda al deudor y se oponga al pago. En este caso el Juzgado nos dará traslado de esa oposición para que nosotros, mediante otro escrito, reiteremos todas las razones por las que esas cantidades son debidas. Aquí podremos aportar todas las pruebas adicionales de las que dispongamos. Una vez que el Juez/a tenga toda la documentación decidirá mediante Sentencia. Si esa Sentencia nos da la razón, condena al pago al deudor y este no lo hace voluntariamente, ya podremos iniciar la vía de los embargos.

Al respecto de los posibles resultados de un Procedimiento Monitorio, hay que señalar que se encuentra estadísticamente probado que más de un 80% de este tipo de procedimiento finaliza mediante alguna de las dos primeras alternativas. Esto quiere decir que en la mayoría de casos finalizará bien mediante el pago voluntario, bien mediante la no oposición a nuestra demanda y, por tanto, el inicio directo de la vía ejecutiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *